Publicación Bimestral de Cultura

ISSN 1696-9294

DEPARTAMENTO DE DIDÁCTICA DE LA LENGUA Y LA LITERATURA

FACULTAD DE CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN

UNIVERSIDAD DE MÁLAGA

AÑO VIII   ·  II ÉPOCA   ·  NÚMERO 62  ·  JULIO - AGOSTO 2009

 

SUMARIO

 

  

          NARRATIVA BREVE  

    

La vela de armas

Ernesto Colomo Magaña

LAS SENSACIONES DE aquel singular y frío anochecer quedarían grabadas para siempre en lo más profundo de su corazón. El joven miró el cielo, que aquella noche estaba engalanado con un precioso manto de estrellas.

Sintió la conexión de su alma con la naturaleza. Las estrellas brillantes del firmamento, los árboles centenarios que le rodeaban, el olor a tierra húmeda... Todos iban a ser testigos trascendentales de su unión al escultismo.

Mantenía su idea firme de vivir de acuerdo con unos valores. Lealtad, abnegación y pureza se convertirían en las virtudes que presidirían su día a día. El rocío de la noche no calaba en sus huesos, no mermaba la ilusión de su espíritu. Ya no era un sueño, su vela de armas era una realidad cercana.

Bajó la mirada hasta dar con aquellos troncos que emanaban calor y luz, quedándose hipnotizado por las diferentes formas y figuras desprendidas por las llamas. Fueron segundos los que pasaron mientras contemplaba atónito el fuego que, un rato antes, había ayudado a encender con la antorcha que sus manos habían fabricado.

  

    

El tercer secreto

Mercedes T. Maíllo

AÚN NO PUEDO creer lo que me está ocurriendo. Me gustaría pensar, como hicieron los demás, que mi superioridad me ha llevado a esta situación; sin embargo, ahora me doy cuenta de que ha sido mi propia estupidez la que ha hecho que me encuentre aquí, solo, esperando no sé bien qué, sin más compañía que una niña que aún no ha cumplido los once años. Cuando me mira, tengo la impresión de que sus ojos me acusan. No la culpo. Yo estoy aquí por voluntad propia, mientras que ella ha sido encerrada aquí con el único propósito de servir a los ególatras intereses de una especie en extinción. Al principio, me pareció una gran idea burlar al destino, pero ahora sólo desearía que ambos desapareciéramos. Pero existe un problema; mejor dicho, dos. El primero, no tengo forma de autodestruirme y el segundo, no soy un asesino y jamás podría hacerle daño a esta pobre criatura indefensa cuyo único pecado ha sido llegar al mundo en el peor momento posible.

  

    

Viajeros de barro

Juan José L. Gallego

ÁLVARO SE DESPERTÓ. El primer estímulo que le sacudió fue la sed; una terrible sed. Tenía la boca reseca, plomiza y, por más que trataba de humedecer la lengua, no conseguía salivar. Era precisamente el deseo de beber lo que le había espabilado, arrancándole del sueño y mostrándole una habitación aún en penumbras. —¡Agua! —murmuró, y comenzó a incorporarse. En la pequeña mesa que estaba junto a su cama encontró un vaso que parecía dispuesto para la ocasión; lo agarró con ambas manos y bebió con avidez. Mientras bebía, le asaltó la sensación de haber concluido un largo viaje. No se trataba de un sentimiento fugaz, ni de una impresión pasajera; era una sensación intensa y profunda. Un viaje de cientos de kilómetros; un viaje extenuante que acababa de finalizar.

  

          PAISAJES INTERIORES  

Un Orgasmo que Ganar

Mariela Loza Nieto

"Viviendo deprisa" y Otros poemas

Miguel Ángel Pérez Zambrana

 

Film

Enrique Agramonte Robles

 

          ESTUDIOS BIOGRÁFICOS  

    

Rafael Flores Nieto, 'el Piyayo'

Nike Poursharazi

AUNQUE SON VARIAS las regiones españoles cuya cuna se arrogan, el ‘Piyayo’ es un personaje malagueño, un artista de esta tierra andaluza que representa, como muchos otros, el espíritu artístico de su época; un artista que, además, ha entrado en la historia del flamenco como creador de un cante que algunos clasifican (si bien no muy acertadamente) como tango de Málaga (o del ‘Piyayo’). La intención que ha motivado rescribir una corta biografía de este malagueño tiene por fin las nuevas generaciones de malagueños. Resulta sorprendente constatar cómo la juventud de nuestra tierra no sabe nada o casi nada de la idiosincrasia malagueña. Así, mientras los malagueños de generaciones anteriores conocen quién fue el ‘Piyayo’, incluso, muchos de ellos, recitan de memoria el poema que le dedicó el también malagueño José Carlos de Luna, pocos jóvenes saben darte una noción de este cantaor; a algunos les suena, pero la mayoría no tiene de él la menor idea.

  

         CRÍTICA LITERARIA  

    
   

Apuntes literarios

Montse Jiménez Gambero

"ERA LO, SENCILLAMENTE LO, por la mañana, un metro cuarenta y ocho de estatura con pies descalzos. Era Lola con pantalones. Era Dolly en la escuela. Era Dolores cuando firmaba. Pero en mis brazos fue siempre Lolita”. “Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía”. Pecado mío y, sin embargo, alma mía. Alma como hermana de Annabel, como una especial Annabel que hace real el vívido y lejano recuerdo de aquel primer (y único) amor anclado en el pasado y, al mismo tiempo, tan presente. Y único amor, Annabel, pues Lolita es pecado, fuego que arde en las entrañas, pues “el mal nínfeo que respiraba por cada poro de ese niña predestinada para mi secreto goce, haría imposible el secreto y letal el goce”. ¿No resumen estas palabras la esencia de la relación entre Lolita y Humbert?

  

          CUENTOS DIDÁCTICOS  

    

 

Una lección de humildad

María Luque Fernández

AQUELLA MAÑANA TEMPRANO, Borja y Rafa, dos amigos de un pueblecito malagueño situado a muy corta distancia de la costa corrían, como de costumbre, a lo largo de la playa. Practicaban diariamente esta rutina para así calentar un poco antes de ir al gimnasio. Luego, desde aquellas arenas, bañadas por un mar surcado mil veces por los pueblos más antiguos de la historia, solían recorrer, ya con paso más sosegado, el escaso kilómetro que mediaba entre la costa y el centro deportivo municipal.

           EL DICHO Y EL HECHO  

    

Quien se fue a Sevilla, perdió la silla

José Antonio Molero

EN EL HABLA coloquial, este modismo acostumbra a decirse para responder a quien ha dejado vacante un cargo, plaza o sitio voluntariamente y, cuando vuelve para recuperarlo tras su ausencia, se lo encuentra ocupado por otro, quien se niega rotundamente a cederlo. De una manera más general, también se emplea para advertir a alguien sobre la posibilidad de perder algunos privilegios si abandona el lugar en que los disfruta.

Como ocurre con muchos dichos que habitualmente empleamos en el uso cotidiano de la lengua, parece ser que éste también tiene su origen en un hecho histórico, del que tenemos constancia por Diego Enríquez del Castillo en su Crónica del rey Enrique IV, caps. 26 y 54.

 

           ESTUDIOS PEDAGÓGICOS  

    

La acción tutorial y la atención a la diversidad

María Mercedes Fernández Ranea

AL HABLAR DE tutoría y atención a la diversidad, no podemos perder de vista el contexto histórico. En 1978, nuestro país se dotó de una Constitución democrática, siendo ese mismo año cuando vio la luz el Plan Nacional de Educación Especial, cuyos principios de integración y normalización son desarrollados por la legislación educativa actual, aunque hablando más de inclusión que de integración. Así pues, en España se vivían tiempos de renovación y progreso, si bien será con la Ley General de Educación (LGE) de 1970 cuando se introduce la orientación dentro del Sistema Educativo Español.

  

          MOMENTOS de la HISTORIA  

     

El Alcázar de Toledo. Bosquejo histórico

Marina Lucía Ramírez Albarracín

EL ALCÁZAR DE Toledo se encuentra cimentado sobre roca granítica en el promontorio más alto de Toledo, dentro de las murallas de la ciudad, pero, a la vez, dominando a ésta. Está en el extremo este de Toledo, próximo al puente de Alcántara y al hospital de Santa Cruz (hoy Museo Arqueológico) y a unos pocos metros de la plaza de Zocodover. Gracias a su estratégica ubicación, el Alcázar representa un resumen de los principales episodios de nuestra historia nacional, pues ha sido escenario tanto de aventuras medievales como testigo de guerras del siglo XX. Se trata, por tanto, de un edificio más valorado por su historia que por su arquitectura, lo cual resulta lógico si se tiene en cuenta todas las reconstrucciones que ha sufrido a lo largo de su dilatada historia.

  

           MITOS Y LEYENDAS  

     

El niño de Tordesillas

Carmen María Moreno Santiago

EL CASO QUE voy a relataros a continuación le ocurrió a un niño, que no sólo vio un objeto volador no identificado, sino que además sufrió sus ataques. Este suceso tan extraordinario como increíble fue dado a conocer en 2004 por Íker Jiménez en su programa “Cuarto Milenio”. En su emisión de la noche de un domingo de ese año, este conocido investigador de lo esotérico presentó en público a Martín Rodríguez Rodríguez, el “Niño de Tordesillas”, que, supuestamente, fue atacado por un ovni. El informe del caso aparece redactado en su libro Enigmas sin resolver, publicado por la editorial EDAF, de Madrid, ese mismo año.

 

           HEMEROTECA  

     

Los plomos de Sacromonte

Antonio Garrido

EL EPISODIO DE falsificación histórica más importante de España puso estos libros al mismo nivel que los Evangelios.

La autenticidad de las láminas de plomo encontradas en Granada ocupó mucho tiempo a los eruditos.

Es difícil imaginar una falsificación histórica más bien meditada y planificada que ésta, con un objetivo más noble, el objetivo de hermanar dos religiones (la cristiana y la musulmana) y poder escapar de la persecución que se iba cerrando sobre los practicantes de una de ellas (la última de las mencionadas).

 

           DESDE MI ATALAYA  

     

¿El Dr. House o Patch Adams?

Luis Buero

SÍ, YA SÉ, son médicos de la ficción (aunque Adams es real, pero sólo conocimos de él la versión de Robin Williams), y no fueron los únicos. De hecho, la pantalla chica americana nos ha mandado docenas de héroes del delantal blanco, desde los legendarios Kildare y Ben Casey, el engominado “tordo” de Centro Médico, los jovatos Marcus Welby y Quincy, pasando por las burlonas series M.A.S.H. o Scrubs, y arribando finalmente a las melodramáticas E. R. y Anatomía de Grey. Ahora, si bien el rol adjudicado es el necesitado por la sociedad, el rol asumido tiene las características propias del sujeto al que le toca el sayo, el que debe ejercer el puesto. Pero ¿qué imagen tenemos nosotros de un médico, gracias a la industria del espectáculo?

           CONOCER MÁLAGA  

     

El Desfiladero de los Gaitanes

Yolanda Berna Tomillo

TRES PUEBLOS MARAVILLOSOS se acercan entre sí para albergar uno de los más impactantes tesoros de la naturaleza. Maravillosos también los pueblos que alcanzan tal paraíso. Hablamos de Ardales, Álora y Antequera, sus términos municipales se extienden por un amplio territorio en el que se localizan las grandes formaciones del relieve malagueño donde se puede disfrutar de la presencia de la típica fauna y flora mediterránea que abre camino al imponente paraje natural que la naturaleza ha formado en torno a un paso estrecho entre dos inmensas rocas montañosas. Este paso o cañón es una impresionante garganta pétrea por la que transcurre el río Guadalhorce, entre placas de calizas estratificadas, llamada con un nombre también espectacular de el “Desfiladero de los Gaitanes”, un capricho de la naturaleza labrado en roca. Sus espectaculares paisajes cautivan a cualquier visitante que, por fortuna, allí se encuentre.

GIBRALFARO Revista de Creación Literaria y Humanidades. Publicación Bimestral de Cultura. Año VIII. ISSN 1696-9294. Director: José Antonio Molero Benavides. Copyright © 2002-2009 Departamento de Didáctica de la Lengua y la Literatura. Facultad de Ciencias de la Educación. Bulevar Louis Pasteur, s/n. Campus de Teatinos, s/n. Universidad de Málaga. 29071 Málaga (España).