AÑO XVII    II ÉPOCA  ● NÚMERO 101 EXTRA    JULIO - DICIEMBRE 2018

SUMARIO

  

           NARRATIVA BREVE  

   
   
      

      

   

   

  

DOS CUENTOS MÍOS

Enrique Arjona Compaña

LEVANTARME AL CLAREAR el día y echar a andar a buen paso hasta que traspongo en dirección al campo. A medida que me alejo del pueblo, empiezo a sentir una sensación de tranquilidad y relajamiento, incluso alegría, sí, solo perceptibles por quien quiere al campo y a la naturaleza. Es lo que me gusta a mí...

Sentir el crujir de la tierra bajo los pies al pisar los terrones endurecidos que quedaron en la besana tras el pausado paso de la yunta. Atravesar linderos, arroyos y riscos, oliendo a jara, hinojo y tomillo, que me van marcando el camino y diciendo que ya estoy cerca del monte. Es lo que me gusta a mí...

[...]

 
   
     
     

      

   

   

  

LAURA

Juan de Dios Villanueva Roa

LAURA REGRESA A casa, a su casa, a esa casa en la que vive desde hace ya veinte años; en la que trabaja desde que se acabó su viaje de bodas, en la que ha pasado cada una de las noches de todos y cada uno de esos días. Laura regresa a casa buscando entre sus recuerdos uno solo que la empuje hacia delante, que la ayude a continuar por esa calle que la conduce hacia su casa.

Desde que nació María, no ha tenido un solo instante de sosiego, de tranquilidad. No ha habido una mirada dulce, una pregunta desinteresada. Desde que nació María, su hija mayor, ella ha estado cada vez más sola. El único refugio fue su madre, y terminó cuando murió. Sus hermanos no quieren saber nada, si acaso acercarse a ella cada vez que la necesitan para algo. Se ve como instrumento, incluso, de su propia familia. Y él sigue ahí.

[...]

   
     
     

      

   

   

LAFQUENCHE: EL HOMBRE DEL LAGO

Kepa Uriberri

SI YO NO HICIERA MÁS que remar, todo el tiempo, menos que en veces duermo, le digo bien que me hago el lago completito en una semana, con sus domingos. Pero desde que no soy na tonto, le ando dando vuel-tas para ir pescando justito el alimento que necesito, y así, los peces, que ya me conocen a mí y a mi dalcafote, se van distrayendo, que si no, están avisados y no pican. Por eso le doy las vueltas al lago, y pa seguir a algunos que van cambiando el sitio en lo que cambian las corrientes...

[...]

   

 

   
       

      

   

   

SIEMPRE SERÉ TU HIJA

Francisco de Sales Sánchez Corrales

MAMÁ: ÚLTIMAMENTE TE estoy mandando muchas de estas cartas que escribo en el pensamiento, puesto que no tengo otro medio para comunicarme contigo, ya que no hay buzón que admita otros envíos porque estás a punto de irte de este mundo, privada de la consciencia para escuchar y de los ojos de ver y de la mente de comprender.

Se van a cumplir siete días desde que pensaste, como razón para excusarte ante ti misma por lo que estás haciendo, que ya habías vivido suficiente, y que tu edad te estaba acercando al momento en que serías una carga constante para mí, y, en esa bondad de madre y persona que te ha caracterizado siempre, pensaste y decidiste, sin buscar mi opinión como otras veces, que lo mejor que podías hacer por mí era morir para no amargar esta parte de mi vida.

[...]

             

   

           PAISAJES INTERIORES  

 
   

SELECCIÓN de POEMAS (y II). Continuación

Francisca Sánchez Arjona

   

  
 
   

MIXTURA DE POEMAS

Washington Daniel Gorosito Pérez

   

  
   
   

EN LA OSCURIDAD DE TUS SENTIDOS

Fran del Olmo

  

   

  
   
   

AMOR EN CADA OCASO

Ninfa Estela Duarte Torres

   

   

           CRÍTICA LITERARIA  

   
       

      

   

   

EL NARRADOR MANUEL AZAÑA

Francisco Morales Lomas

POCAS FIGURAS TAN controvertidas y, a la vez, tan fascinantes y reveladoras en el panorama político español del siglo pasado como la del presidente de la II República, Manuel Azaña. Pocas veces en la historia de España ha habido políticos (esos libertinos del lenguaje) que asuman su condición de intelectuales y dejen una obra literaria peculiar. Si acaso, el malagueño Cánovas del Castillo o el granadino Martínez de la Rosa. Ninguno de ellos, sin embargo, llega a la altura intelectual del alcalaíno Azaña y, mucho menos, al señorío de la lengua española, de sus recursos expresivos y de la condición narrativa como arte estética. Entre su producción literaria podemos citar El Jardín de los frailes (1926), Vida de don Juan Valera (1926) —Premio Nacional de Literatura—, La Velada de Benicarló (1939) y La invención del Quijote y otros ensayos (1934).

[...]

  

   

   

  

      

   

   

ALGUNAS OBSERVACIONES CRÍTICAS ACERCA DE LA NOVELA «DRÁCULA», DE BRAM STOKER (y IV)

Enrique Castaños Alés

VII

¿ES ESA LA ACTITUD de una mujer complaciente, de una mujer entregada, por levemente que sea? Nadie puede sostener esa forzada, sesgada, distorsionada e irreal interpretación, sencillamente porque no fue eso lo que ocurrió. Es más, un poco más adelante, en la misma entrada del Diario del Dr. Seward, nos enteramos, por la detallada descripción que hace Mina de lo sucedido a sus amigos, que cuando Drácula, por esta segunda vez, accede al dormitorio de Mina de nuevo transformado en niebla [...].

[...]

  

   

   
  

      

   

   

LA HISTORIA ORAL. LA VOZ DEL PASADO

Francisco Martínez Hoyos

LA HISTORIA ORAL ES paradójica en muchos sentidos. No deja de ser curioso que pase por una corriente historiográfica vanguardista cuando, en realidad, es la forma más antigua de reconstruir el pasado: los primeros cronistas no hicieron otra que preguntar a los testigos. Además, la propia denominación de “oral” se presta a malentendidos. Porque, si bien los historiadores recurren a la palabra de seres vivos, su testimonio no es útil sin pasar primero por tres fases: la transcripción, la interpretación y la utilización de la información recogida en un discurso elaborado.

[...]

  

   

   
     
       
        

"DESDE LA ORILLA", DE ENCARNA LARA. ANÁLISIS CRÍTICO

José Antonio Ramos Campos

COMO SE HA DICHO, mi oficio es el de profesor, profesor de Lengua y Literatura. También, aunque no se ha dicho, es mi vocación, que, por cierto, ya está próxima a culminar. Por eso, porque soy profesor, quiero actuar aquí esta tarde ejerciendo una cierta tarea docente. Con toda humildad, pues no lo hago ante mi auditorio habitual, de adolescentes, sino ante personas adultas, seguramente con una estima y un conocimiento y gusto especial por la poesía. A mis jóvenes alumnos trato de enseñarles, a su pesar con frecuencia, que todo hay que decirlo. A ustedes no me atreveré a tanto: tan solo aspiro a proporcionarles algunas pistas, algunas claves, para que, cuando lean el libro de Encarna, quizás esta misma noche, la extracción de jugo estético y la complacencia subsiguiente les sea lo más fácil y lo más intensa posible. [...]

  

   

           MOMENTOS de la HISTORIA  

   

 

   

     

     

       

EL "CENACHERO", UN ICONO DE LA CIUDAD DE MÁLAGA

José Antonio Molero

PARA LOS HABITANTES DE la Málaga del siglo XIX y primera mitad del XX, e incluso puede que antes, era muy habitual ver, en ciertos puntos de las playas del litoral, un numeroso grupo de marengos [1] esforzándose por traer el copo desde sus jábegas [2] hasta el rebalaje [3], mientras montones de cenachos yacían esparcidos sobre la arena a la espera de ser llenados con el fresco manjar marino espléndidamente cedido por las aguas de la bahía malagueña. Los cenachos eran unas especies de espuertas medianamente grandes, con una o dos asas, construidas de forma artesanal con esparto, planta de hojas muy duras que aún abunda en las sierras malagueñas, aunque, en otros sitios, esta suerte de capachos podía elaborarse con hojas grandes de palma, enlazadas entre sí. [...]

 

   

           MITOS y LEYENDAS  

   

 

   

       

     

       

LO QUE ACONTECIÓ A UN AGUADOR GRANADINO QUE PRESTÓ AYUDA A UN MORO ENFERMO

José Antonio Molero

QUIENES TENEMOS YA cierta edad recordamos que en los tiempos en que nos tocó vivir la infancia, no era un hecho habitual que las casas estuviesen provistas de agua corriente como ocurre en nuestra actualidad. No era tampoco cosa frecuente ver engalanadas de fuentes las calles y plazas de nuestros pueblos y ciudades. Salvo en los contados casos en que dispusiesen de un pozo o un venero natural en el patio propio, desde antiguo todos teníamos asimilada como práctica normal que disponer de agua en casa para satisfacer la sed propia, elaborar los alimentos y la higiene personal requería transportarla directamente del pozo, de la acequia o de la fuente más próxima. Ir a por agua a la fuente fue, durante mucho tiempo, un acto tan típico como habitual y necesario. [...]

 

   
   
 

   

GIBRALFARO. Revista de Creación Literaria y Humanidades. Publicación Trimestral de Cultura. Año XVII. II Época

Director: José Antonio Molero Benavides

ISSN 1696-9294

Depósito Legal MA-265-2010. Copyright © 2002-2018

Departamento de Didáctica de las Lenguas, las Artes y el Deporte. Facultad de Ciencias de la Educación. Universidad de Málaga.

Ediciones Digitales Bezmiliana, Castillón, 3, Rincón de la Victoria (Málaga).