VISIÓN

Por la Vía Láctea a Santiago vimos

Niños embelesados mirando

al santo peregrino

cruzar por las estrellas.

Y de repente,

al galope de aquel corcel ligero

cruzó por el río, criatura celeste,

dejando una ráfaga de estrellas en el agua.

  

  

  

AMIGOS

Niños los dos jugando por tus aguas.

Mayo, a los dos, flores nos volvía.

Y el otoño de amarillo vestido

racimos de la parra nos traía.

  

  

  

RISA

Alejarme quisiera a ser niña de nuevo,

para vivir bajo el cielo de aquel valle.

Y oír pasar al río de la vida,

con su risa de estrellas estelares.

  

  

  

PRESUNTUOSO

No presumas tanto, río,

de que fuiste marinero

ni capitán de navío.

Tú vas a parar al mar

y apenas sabes nadar.

  

  

  

ADVERTENCIA

La mar te espera.

Ojos azules

Senos de espuma.

Muslos de arena.

Fluye más ligero, río,

que la mar no siempre espera.

  

  

  

 

 

   

  

  

RETAMA

El río bebió las flores

de la amarilla retama

y de su cauce brotaron

amarillas las palabras.

 

Retama para ungir el alma.

El corazón henchido de retama.

Retama en los recuerdos memorados.

Retama en el mirar de la mirada.

 

Hadas amarillas en el monte.

Ninfas amarillas en el río.

Pájaros amarillos en la retama vuelan.

Trinos amarillos en la garganta llevan.

 

De color amarillo se vistió el llanto

con sabor a retama de amor amargo.

   

  

  

NOTA

Nació un río, una montaña, un valle.

El cielo los vio y se alegró por ello.

La montaña y el valle

naciendo libres siguen cada día,

pero al río lo hicieron prisionero.

   

  

  

PRISIONERO

Al dogal de cemento

Volverán tus dulces aguas.

Al paredón plomizo

donde mueren tus sueños.

Vuélvete de cristal.

Tórnate viento.

Vuela como la garza libre y ligero.

No retrocedas nunca para sentirte preso.

  

  

  

 

 

   

  

  

LLAMADA

Llama al monte y le responde.

Llama al valle y le responde.

Llama y vuelve a llamar

Y todos le responden.

Te llama a ti, río de dioses,

y un amargo silencio le responde.

   

   

  

   

   

   

  

   

   

Encarna Lara (Cuevas de San Marcos, Málaga) es diplomada en la especialidad de Ciencias Humanas por la Escuela Universitaria de Formación del Profesorado de E. G. B. de la Universidad de Málaga, académica correspondiente de la Real Academia de Nobles Artes de Antequera, miembro de la Sociedad de Escritores Españoles (ACE) y se halla incluida en la Antología de Poetas Andaluces. Siglo XXI, que edita el poeta y pintor cordobés Fernando Sabido Sánchez.

Sus primeros escritos aparecen en textos colectivos; así, el que va a ser su primer poema verá la luz en un número de los Cuadernos de la Academia Iberoamericana de Poesía, publicado en 1994, en homenaje a León Felipe, con textos de otros autores. El segundo de sus poemas publicado está dedicado al poeta cubano José Martí y el tercero, a la poeta argentina Alfonsina Storni.

En 1996 cuando publica su primer libro propio, Perfil de silencio, acogido muy positivamente por la crítica. Ese mismo año, la revista Ánfora Nova publica su poema “La mañana”, dedicado al poeta amigo Mariano Roldán. En 1997, participa en el libro Poesía y democracia, y en la revista Extramuros, que edita la Universidad de Granada, aparece el poema “Invocación”. Por estos años, colabora asimismo en la revista Calas, Arena y cal, La Fuente, Aguamarina, Tres orillas y Turia, entre otras. En 1998 participa en Ora marítima, obra colectiva de creación poética. Su segundo libro, Caudal de Voces, aparece publicado un año más tarde, en 1999, en la cuidada colección “Puente de la Aurora”. Por esta época, invitada por la poeta madrileña Paloma Fernández Gomá, colabora en el libro Arribar a la Bahía, encuentro de poetas en el 2000, publicado ese mismo año en Algeciras por la Delegación Provincial de Cultura.

Ya en 2001, aparece su tercer poemario, titulado Páramos prohibidos, en la colección “Agua de Mar”, que edita el CEDMA. En 2008 publica su cuarto libro de poemas, Desde la orilla, coeditado por el Ayuntamiento de Cuevas de San Marcos (Málaga) y el CEDMA. Este mismo año se alza con el Primer Premio de Poesía del certamen “Encuentros por la Paz”, de San Pedro de Buceite (Cádiz). El poemario Raíz flamenca aparece en 2009, prologado por el profesor y cantaor Alfredo Arrebola y publicado por Juan de Mairena Editores. Esta incursión en la poesía popular la anima a colaborar en la revista malagueña Calle del Agua.

En 2018 aparece publicada la que nos presenta como su última obra y que nos ha servido de fuente para esta selección, El Desván de Josefina, un poemario bellamente ilustrado por Beatriz Campillos y acertadamente prologado por Ana María Romero Yebra. La edición ha corrido a cargo de CEDMA y se ha erigido como una primera incursión de la autora en la poesía infantil.

Recientemente, a finales de 2021, ha publicado el poemario Serena diosa, un himno de alabanza a Antequera, un retrato pletórico de nostalgia de la Antequera monumental, cuyos edificios visitó y cuyas calles recorrió la autora la autora cuando era estudiante de Bachillerato; una etopeya personificada a la prehistórica, romana, goda, musulmana y cristiana villa de Antequera. El libro ha sido editado de la Real Academia de Nobles Artes de Antequera, Málaga.

   

   

GIBRALFARO. Revista de Creación Literaria y Humanidades. Publicación Trimestral. Sección 2. Página 7. Año XXI. II Época. Número 110. Enero-Marzo 2022. ISSN 1696-9294. Director: José Antonio Molero Benavides. Copyright © 2022 Encarna Lara. © Las imágenes son obra de Ignacio L. Raya y han sido aportadas por la autora de la selección poética con el fin exclusivo de ilustrar el texto. Todos los derechos, pues, que pudiesen concurrir sobre las mismas corresponden a su creador. Depósito Legal MA-265-2010. © 2002-2022 Departamento de Didáctica de las Lenguas, las Artes y el Deporte. Universidad de Málaga & EdiBez. Ediciones Digitales Bezmiliana. Calle Castillón, 3, Ático G. 29730. Rincón de la Victoria (Málaga).