JULIO-SEPTIEMBRE 2018   

    100 PÁGINA 8

   ;

   

   

CARTA A UN AMOR

   

  

Por Hilario de J. Esteban López

   

   

  

CARTA A UN AMOR

 

Todo animal deja huella,

                esta es la mía.

  

Trino de pájaro solitario, religión de tu amor,

rezo a discreción de mi alma soñadora,

pizca de una coma, grito sonoro de una exclamación,

guiño de un punto, la canción rítmica de mi corazón.

  

Aquí cobra vida tu nombre.

Suspiro, rima de una poesía, loco frenesí,

palabra escrita, voz que canta

          desde las frágiles arterias de mi alma,

ritmo incesante, ceguedad, lucha, amor.

  

Podrás leer sumergiéndote

          hasta ahogar los suspiros;

húndete en el trasfondo lúcido

          y encontrarás tu nombre anónimo;

estarás como un arquetipo,

perla formada por la herida de la arena

          sobre la frágil carne de una ostra.

  

Serás un espejo que cristaliza el resplandor del día

    a través de la diadema semidifusa de un prisma;

tu nombre será proscrito, pero no ignorado;

se moverá como una sombra

          tras el vértigo de mis palabras,

te verás trasparente, autografiada muda,

                                                 pero viva.

  

Alumbra con tus ojos las veredas

por donde camina mi corazón enamorado;

resplandecerán las palabras,

que se encenderán como luciérnagas

                       en medio de la noche.

  

Como una campanada en lo alto

          de la montaña, sonará tu nombre.

  

Monumento a tu amor, es este,

léelo y sabrás quién soy.

  

Faro, allá en la costa de mis recuerdos:

                                           esa eres tú.

  

Las estrellas de mi negra noche

                brillarán a través de este pasillo;

verás mis glorias latentes, mis rimas locas,

y el pérfido secreto de mi corazón

                        rugirá apasionado.

  

Detente al borde de mis pensamientos,

y verás mi alma desnuda;

acércate casta e inocente a saborear

         la poesía que emana de mi alma.

  

Amar es vivir.

  

El viento se escucha cuando susurra,

mi voz susurrará entre las hojas de este libro;

los pájaros sacuden sus alas al cantar,

yo sacudo mis suspiros para liberar mi alma;

No reveles el secreto de tu corazón

                                  a una mujer,

porque entregarás tu cuello

al verdugo ufano de sus caprichos,

                                              decía mi Padre.

  

Yo te he coronado la reina de mis pensamientos,

la alma máter de lo infinito;

te he tallado con el pedernal de mi palabra,

hay laureles para ti, en mi poesía,

he vaciado el nardo al regazo de tus pies.

  

Aquel pequeño brote, busca el sol para vivir,

yo busco la luz de tus ojos,

el halo prohibido de tus labios,

para ser el mártir de tu amor;

fuiste el hálito de mi poesía,

el alma de mi vida, la luz que mis ojos

                       buscaron cada mañana.

 

¿Quién caerá a tus pies

como cae un esclavo rindiendo su corazón?

          Yo, el anacoreta de tu religión,

                   el disidente por tu amor,

el naamanita apasionado que busca tu perfume.

Yo, el proscrito por tu boca,

el delirante de tus besos,

por el dulce néctar de tus labios,

murmurando a tu oído redención.

 

¡Silencio!, me dicen tus labios.

Silencio guardaré yo

      para que hablen tus besos.

   

   

  

ME BASTA

  

Me basta tu amor por santuario;

por espejismo, tu sílaba en mi recuerdo;

por poema, tu silencio;

                          por manantial, tu boca;

por cántico, el murmullo de tu risa.

  

Me basta por inspiración tu existencia,

tu olvido, por plegaria;

me basta el tiempo

                 por revelación de tus besos.

  

Me basta el agitado corazón por venganza

                                 cuando pienso en ti;

tu alma, por almohada;

por paraíso, tus caricias.

  

Me basta la muerte

para destrozar la rutina del día;

saber que he vivido para amarte

                                   me basta, 

y, sin embargo, muero.

  

Tengo hambre de tus labios,

             tengo hambre de ti.

   

   

  

EN BOCA AJENA

  

Cuentan que te amé,

que estuve loco de amor,

que la noche acompañó mi tullido paso

en la búsqueda de tu rastro;

que la Luna pensó desde la distancia

enamorar el nácar de tus ojos,

                      como lo hice yo.

  

Dicen que, funesta, cayó

la culpa inmerecida

sobre la dulce fruta de tus labios,

cuerpo de delito, moldura de cedro,

arco de guitarra en triunfo

             cuando domina la melodía.

  

Me vieron doblegar el hombro

cuando erguido me era difícil tararear.

  

Dicen los que cuentan

que vieron mi semblante

serio como un sauce

por el aquilón sacudido;

brotaron cisnes muertos

a la sombra de mi cuerpo pensativo.

  

          Como un boceto inerme

bajo la sombra de las gárgolas,

busco reposo mi suspiro;

vaso vacío, tronco sin corazón,

el pensamiento embotado de hastío.

  

No sé si la cicatriz duele más que la herida,

o el escozor de un alma resentida,

                                pero lo que sí sé

que no es vana la supuesta mentira.

  

Para amarte como te amo,

en aquel instante te amé.

   

  

  

       

    

    

       

         

HILARIO DE JESÚS ESTEBAN LÓPEZ (Ipala, Chiquimula, Guatemala, 1975). Maestro en Educación Primaria Urbana. Amante de la poesía lírica, el dibujo y la pintura. Gran parte de su obra ha sido dada a conocer a través de diversas revistas digitales. Ha participado en varios certámenes internacionales de Poesía. Es autor de una amplia colección de sus poemas y relatos líricos, aún inéditos, que verán pronto la luz en su primer libro. Es titular del blog «Desde el Corazón», en donde da a conocer su creación literaria.

    

    

GIBRALFARO. Revista de Creación Literaria y Humanidades. Publicación Trimestral de Cultura. Sección 2. Página 8. Año XVII. II Época. Número 99. Enero-Marzo 2018. ISSN 1696-9294. Director: José Antonio Molero Benavides. Copyright © 2018 Hilario de Jesús Esteban López. © La imagen ha sido tomada de una base de imágenes gratuitas localizada en Internet y se usa exclusivamente como ilustración del texto. Los derechos de autor pertenecen a su(s) creador(es). Depósito Legal MA-265-2010. © 2002-2018 Departamento de Didáctica de las Lenguas, las Artes y el Deporte, adscrito a la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Málaga & Ediciones Digitales Bezmiliana, Castillón, 3, Rincón de la Victoria (Málaga).