ENERO-MARZO 2016    

         94 PÁGINA 6

   ;

   

   

METAMORFOSIS

   

Por Ninoschka Prado Ouviña

   

   

   

I

arenas movedizas

sobre las que bailo descalza

el sol, su luz, me deslumbra

y no me percato de mi desnudez alabastra

qué melodía tan extraña

la del reloj que atrasa

la del viento hostigado

la tierra me arrastra, me lleva

de puntillas a algún lugar prohibido

pero no me importa, no me afecta

mi ritmo, mi baile, es perfecto

porque no hay público que resista

este infrahumano calor y la arena ardiente

lugares prohibidos

propios de una sirena moderna

cuya dualidad, humana y animal,

me permiten adaptarme hasta al horror

pero eso no es lo peor

porque carezco del terror necesario

para sentir miedo

y por eso vivo y muero

para poder danzar aun mejor

el puente de mi pie

extravagantemente arqueado

no hay calzado que me moleste

pero sigo prefiriendo ir descalzada

porque esta criatura que aquí siente

respira únicamente por los pies

pescado en el mar diabólico

humana entre la muchedumbre humana

tan anónima ella

y pájaro alado cuando el momento es de mi agrado

arrástrame, arena, arrástrame

de duna en duna llévame

al límite del horizonte

para poder dejarme caer

el silencio sabio me conserva entre algodones

el oído derecho lo tengo roto

y me protege del canallesco y absurdo ruido

el izquierdo me proporciona la armonía

que me permite ser, entre todas, una singular danzarina

   

      

II

aburrida de bailar

me siento en la arena

intensifico la mirada

y van surgiendo de la nada

en forma circular

columnas de piedra natural

lentamente

estoy entrenada, así

aspiro el CO2 más puro

y menos manipulado

por las aletas de mi nariz

el aire del desierto es mío

lo absorbo y lo hago circular

por mi cuerpo anfibio

hasta que me hormiguea la mente

y lo expulso a grandes bocanadas

de energía chispeante y descomunal

el proceso transformatorio es tan lento

que aun con los ojos bien abiertos

parezco estar medio dormida

y mi cuerpo muerto

pero el iris azul eléctrico denota lo contrario

mis ojos son la fuente de la creación

que convierten la arena que tanto quema

en piedra que crece como la hiedra

estirada, dura y mojada hacia el Sol

desafiando su calor

absorto, mudo y pasmado

observa cuajado los dólmenes

ingentes y pesados

con fuerza arraigados

en esas arenas inquietas

yo sigo desde los pies respirando

con los ojos fijos y abiertos

expulsando fuerza azul eléctrica

que irradia como Tesla me enseñó

soy fuerte y tan resistente

que no acuso el esfuerzo

Noam, transparente, sobrenaturalmente potente

le atiza una coz a cada roca

guiado por mi mirada

los orificios astillados

se llenan de agua y surgen

trece manantiales helados

el sol, que tengo hipnotizado

dirige sus rayos todo él encantado

al cauce de cada roca

convirtiendo en líquido el hielo

y el líquido en manantial

los trece confluyen y se reúnen

alrededor de una roca central

esta, sobre la que estoy sentada,

caños de agua que emanan dulces

y encharcan la yerma tierra

Noam, aun transparente,

galopa extasiado en círculo

mojándome a mí e incluso al Sol maravillado

haciéndonos reír a carcajadas

aumentan incesantes los metros cúbicos

primero, reunidos en charco

y ya luego, al atardecer

en una soberbia laguna

Noam empieza recobrando su color

y yo ya me he relajado entre chapuzones delirantes

entre baño y baño me acaramelo

en mi roca tronal

y todos disfrutamos extasiados del atardecer

el Sol, exhausto, se despide

agitando sus rayos como manos y una cómplice sonrisa

pobre, está tan cansado…

aparecen las primeras estrellitas

Noam duerme satisfecho en un recoveco

mientras me pongo a besar

una por una, las motitas

chiquitas, lejanas, celestiales

mi cola acaricia el agua

y mi cuerpo a mi asiento se acopla

la Laguna del Desierto está creada

y ya solo faltan dos cosas:

que Noam recupere su color

y yo, mi voz

   

   

III

tictac tictac

en mi cabeza

bom-bom bom-bom

mi corazón

sí que suena y bombea

pero no cuenta. Paciencia.

Noam, el que lo sabe todo

me espera angustiado

desprenderse es duro, él lo sabe,

renacer como un todo nuevo

conlleva días y noches

sin pegar ojo

solo mi corazón y yo, y esperar

siendo la más fácil es la más dolorosa

porque te debates sin descanso

entre dos extremos

opuestos pero indisociables

aguardo y veo cómo amarillean

las escamas pierden brillo y se caen

desprendidas

¿aburridas? ¡inertes!

queda la membrana

tierna, delicada, frágil

extremadamente sensible al dolor en extremo

me incorporo y me apoyo sobre un codo,

transpiro del esfuerzo

toxina, orina, por cada poro

pero no me detengo

quiero seguir

mi afilada uña la araña

comprobando la resistencia

la mía y la de la membrana

¡cómo duele el arañazo!

cojo aire, cierro los ojos, pongo la mente blanca

e hinco la cuchilla con precisión

la deslizo a presión

de un extremo al otro

¡sangre!

pero ¡oh! dulce horror

era verdad

¡tengo piernas!

he mudado la piel escamada

y en lugar de aletas,

ahora,

dos piernas atletas

penumbra profunda

sueño negro, sueño largo

despierto aturdida

¿Noam?

¿Noam, dónde estás?

oh, Noam, mi unicornio azul

no llores más por la sangre

ahora, ¡soy caminante!

   

   

   

   

LLUEVE  

Llueve

Y algo dentro de mí

Se remueve.

 

Llevo días,

¿Qué digo?

Meses…

Sin emitir graznidos.

 

He viajado en un plis

A Paris, a los ’40,

Y he vuelto con Chet Baker.

 

No es que tenga ahora una gran voz,

Pero no puedo evitar dejar de cantar,

Y no se trata de atraer marineros, no,

Sino de que puedan crecer las flores.

 

¿Quién quiere ramos desarraigados?

¿Pétalos de rosas amputados?

Yo quiero flores, árboles y arbustos, nenúfares

Ya había antes de que me fuese.

 

Antonio, ¡un niño de 10 años!

Me ha regalado un ancla vieja y oxidada,

La necesito porque tengo la aleta ya algo atrofiada...

   
   

   

    

    

     

         

NINOSCHKA PRADO OUVIÑA (Hannover, Alemania, 1970). Hija de emigrantes españoles, nació en Alemania y retornó a España en 1981. Diplomada en Maestro en Lengua Extranjera (sección Inglés) por la Universidad de Málaga, en cuya Facultad de Ciencias de la Educación cursó los estudios de Magisterio. Ha cursado asimismo estudios de Traducción e Interpretación en la Universidad de Granada. Lingüista vocacional y amante de la Humanidad, se ha interesado desde temprana edad por la Literatura y el Arte en general. Ágil, sutil y aguda las más veces, incisiva y mordaz en ocasiones, cultiva con natural desenvoltura tanto la prosa como el verso. Nuestra revista se honra en tenerla como colaboradora. Personalmente, como profesor de Lengua y como encargado de la publicación de estos textos, he de reconocer que ha sido la alumna que más me ha motivado a emprender cada día mis clases con afán de superación y a continuar con mi tarea de editor con renovada ilusión. Quede reconocida mi deuda.

    

    

GIBRALFARO. Revista de Creación Literaria y Humanidades. Publicación Trimestral de Cultura. Sección 2. Página 6. Año XV. II Época. Número 94. Octubre-Diciembre 2016. ISSN 1696-9294. Director: José Antonio Molero Benavides. Copyright © 2016 Ninoschka Prado Ouviña. © La imagen que ilustra la selección poética forma parte de la colección de fotos de cuadros que gentilmente nos ha cedido a tal efecto el pintor mallorquín Mateo Felipe Serrano, a quien pertenecen todos los derechos que pudiesen concurrir sobre la misma. Depósito Legal MA-265-2010. © 2002-2016 Departamento de Didáctica de las Lenguas, las Artes y el Deporte. Facultad de Ciencias de la Educación. Universidad de Málaga.