ABRIL-JUNIO 2015

88 PÁGINA 10

   

   

   

"LA OLA"

   

Por Ana Romero Senciales

   

   

FICHA TÉCNICO-ARTÍSTICA

   

   
     

     
      

Título: La Ola

Título original: Die Welle

Director: Dennis Gansel.

Guion: Denis Gansel, Peter Thorwarth, Ron Bimbach y Johnny Dawkins.

Reparto: Dennis Gansel, Jürgen Vogel, Max Riemelt, Frederick Lau, Jennifer Ulrich, Elyas M’Bareck, Christiane Paul, Max Mauff, Tim Oliver Schultz, Jacob Matschenz, Amalie Kiefer, Cristina do Rego, Maximilian Vollmar, Gerald Alexander Held, Odine Johne, Ferdinand Schmidt-Modrow, Johanna Gastdorf, Liv Lisa Fries, Teresa Harder, Thomas Sarbacher, Tino Mewes, Maren Kroymann, Lennard Bertzbach, Marco Bretscher-Coschignnano, Hubert Mulzer, Jaime Ferkic.

Música: Heiko Maile.

Fotografía: Torsten Breuer.

Producción: Nina Maag .

Género: Drama. Thriller.

País: Alemania

Año: 2008

Duración: 107 mn.

                                         

SINOPSIS

 

Es el día en que al profesor de Instituto Rainer Wenger (Jürgen Vogel) le toca explicar a sus alumnos el tema de la autocracia. Comienza utilizando un procedimiento didáctico experimental basado en una metodología esencialmente activa y participativa que tiene como eje la presión autoritaria, procedimiento que, con el paso del curso, y de manera creciente, se le va escapando de las manos hasta el punto de convertirse en una práctica basada en el totalitarismo más absoluto. Y así, su grupo de estudiantes adopta una férrea estructura jerárquica, inventa un saludo, elige un uniforme, fija unas normas (todo esto de observancia obligatoria) y toma un nombre (“La Ola”) y un símbolo (una ola roja). El interés por las clases de este profesor comienza a crecer de una forma inusitada y, por momentos, se le van uniendo más alumnos a sus clases. El movimiento sobrepasa los umbrales del instituto e, incluso, comienza a hacerse notar en la sociedad mediante actos de vandalismo, que causan serios daños en las personas y en sus cosas. Cuando el profesor quiere acabar con esto, es ya demasiado tarde y no puede frenar el trágico desenlace.

                                         

CRÍTICA

  

¿Es posible, en plena democracia, entender el autoritarismo? Esta película, ambientada en una clase de un instituto alemán, nos muestra que sí es posible entenderlo en primera persona, a través de su propia vivencia. La película explica el autoritarismo a través de un experimento que, a modo de juego, el profesor pone en práctica. Todas las escenas que componen la película tratan de mostrar al espectador la «fuerza del grupo»: el sentimiento de grupo que se puede despertar cuando la disciplina se plantea como un aspecto fundamental, esencial e imprescindible para la creación y la eficacia del grupo, y el poder que logran alcanzar las masas cuando trabajan en equipo.

El profesor realiza uno de los papeles principales. Este profesor es un hombre alemán de ideología izquierdista radical, como puede verse en la escena en que intenta demostrar la bondad de los valores anarquistas, pero que, ante la desidia y el interés que el tema despierta en sus alumnos, se ve abocado, sin mucho empeño de su parte, a desarrollar, como recurso motivador, las características del autoritarismo; así pues, plantea el experimento ya mencionado para que los alumnos no se aburran durante su clase.

Su figura en el experimento trata de emular la de un líder carismático, de fácil palabra y gran capacidad de convicción, enérgico y vitalista, de fuerte atractivo y gran magnetismo personal, características que, gracias a su autoridad como docente, acaba consiguiendo, y, como tal, asume todo el poder sobre el grupo, con frases propias de líder dirigidas a sus alumnos como «la fuerza a través de la disciplina». Su esposa, que también trabaja en el instituto, se posiciona en contra de tal experimento casi desde un primer momento, oposición que se concreta en varias escenas de la película, en las que ella le muestra su desacuerdo tanto en la propia casa familiar como en el instituto.

La metodología manipuladora que se lleva cabo es una de las claves que hacen que la película se desarrolle de forma cada vez más dramática, como se puede ir observando en los numerosos actos de vandalismo, cada vez más virulentos. En cada uno de estos actos podemos ver la fuerza que cobra una simple idea que surgió sin más finalidad que una motivación académica, y cómo evoluciona progresivamente a una realidad para cada uno de ellos, hasta el punto de llegar a trocar en fuerte amistad los malos roces que existían entre algunos, pues, en definitiva, lo que impera es la unidad y la cohesión del grupo, ya que todos ellos son el grupo, «un grupo bien consolidado frente a un enemigo común». El sentimiento de integración al grupo, el de objetivo común, y, sobretodo, el de superioridad frente a todo el mundo hace que este movimiento tome bastante conciencia entre los participantes, y así reflexionar sobre lo que somos capaces de hacer las personas para defender un grupo y una idea que consideramos nuestros. En definitiva, a lo largo de la cinta puede comprobarse cómo un autoritarismo, creado en un principio como recurso metodológico, deriva claramente a un totalitarismo ferozmente excluyente en el que no se toleran otras ideas, en la firme creencia de que la única verdad es la que el grupo enarbola.

Otros personajes cuya importancia merece ser destacada son Karo y Mona, las cuales son desechadas del grupo por no compartir sus ideas, e incluso discriminadas e ignoradas por sus propios compañeros, como cuando Karo no va vestida con el mismo uniforme que los demás. Otro personaje que merece ser mencionado, quizá por destacarse como uno de los más importantes del grupo, es Tim, un chico no muy escuchado en su familia y marginado por sus compañeros, pero que, dentro de “La Ola”, él se encuentra realizado y desempeña un papel que le gusta, convirtiendo al grupo en el único sentido de su vida, grupo para él eterno, por eso que, llegado su fin, culmine en una tragedia personal. Este personaje me parece el más curioso de esta historia quizás por ser el que mejor se adapta al experimento, en el que puede comprobarse claramente lo fácil que es manipular a la gente, sobre todo a aquellos que como Tim han carecido de afecto, amor propio y personalidad.

Es una película recomendable no sólo como entretenimiento, sino también para reflexionar sobre nosotros mismos como personas, así como para comprobar cómo la unión hace la fuerza y la importancia que tiene saber parar a tiempo, particularmente con colectivos tan vulnerables como es el caso de los adolescentes.

                                         
  

   

   

Ana Romero Senciales (Cuevas de San Marcos, 1993) estudia 2.º curso de Grado en Maestra de Educación Primaria en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Málaga.

    

    

GIBRALFARO. Revista de Creación Literaria y Humanidades. Publicación Trimestral de Cultura. Año XIV. II Época. Número 88. Abril-Junio 2015. ISSN 1696-9294. Director: José Antonio Molero Benavides. Copyright © 2015 Ana Romero Senciales. © Las imágenes, extraídas de diferentes sitios a través del buscador Google o digitalizadas expresamente por la autora, se usan exclusivamente como ilustraciones, y los derechos pertenecen a su(s) creador(es).depósito Legal MA-265-2010. © 2002-2015 Departamento de Didáctica de las Lenguas, las Artes y el Deporte. Facultad de Ciencias de la Educación. Universidad de Málaga.