Publicación Bimestral de Cultura

ISSN 1696-9294

DEPARTAMENTO DE DIDÁCTICA DE LA LENGUA Y LA LITERATURA

FACULTAD DE CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN

UNIVERSIDAD DE MÁLAGA

AÑO VII   ·   NÚMERO 58   ·   MÁLAGA   ·   ESPAÑA   ·   NOVIEMBRE - DICIEMBRE 2008

 

 

  

         NARRATIVA BREVE  

    

Sara

Rosana Victoria Molero

NO SENTÍA LAS piernas y le dolía muchísimo la cabeza. Aquello había sido una locura, pero no le importaba, había valido la pena. Le había salvado la vida a él. ¿De qué? No sabía... tal vez de una muerte segura.

El impacto del coche había sido tremendo, pocas posibilidades había de sobrevivir. Ella misma no sabía dónde estaba, quizá en el cielo. Sentía que estaba en movimiento y oía voces. La conciencia se le escapaba por momentos. No podía retenerla por mucho que lo intentara. Se desmayó.

Horas más tarde, despertó en una habitación blanca. Tenía una ventana que daba a la calle con unas cortinas color azul cielo. Cerca había una triste mesilla y un pequeño sofá. Se llevó una mano a la cabeza. No sabía con total seguridad qué había sucedido.

  

    

Decir cómo, decir qué

Mercedes Sáenz

ATENDÍA SU CONSULTORIO con esmero y un cierto grado de alegría. Era psicóloga y se llamaba Andrea...

Por las noches, se sentaba sola en una silla frente a un público numeroso y esperaba que creciera el silencio absoluto y entonces, desde esa silla, iluminada por una lámpara derecho a su cabeza, separaba su pelo en hermosas colinas y descendía sobre su cara como un torrente de agua incierta, y se convertía en la imagen de lo que estaba dispuesta a contar.

Música, sonido del viento, olores, tristeza y alegría, cabían debajo de sus párpados, al cerrarse o al abrirse o al dejarlos quietos como dos mariposas de arena.

En sus narraciones podía llevarte a un pequeño pueblo de Turquía, descalza, por el sur argentino o marearte en un barco holandés. Desde la misma silla podía ser una inmigrante con un vestido gris esperando en Retiro que la pasen a buscar, las piernas cruzadas y las manos escondiendo todas las expectativas sobre sus faldas.

  

    

Siempre te querré

Antonia J. Corrales

LA MIRABA EN silencio. Como un cazador furtivo, contenía la respiración dejándose llevar por aquel deseo de necesidad carnal, por aquel acceso de locura deshonesta, incontrolada. Sentía ganas de saltar junto a ella, de susurrarle al odio, de besar su cuello, su delgado cuello protegido por una bufanda violeta como sus ojos. Desde el anonimato que le daba la distancia, cobijado por la penumbra de su habitación, Camilo se perdía en aquella mujer. Caminaba tras cada uno de sus pasos, sintiendo todos sus movimientos, incluso a veces le pareció oír su respiración, aquella respiración entrecortada por la prisa, sutil y solitaria. Contemplaba con quietud sus gruesos labios, vírgenes, desconocedores de su mirada.

  

          EXPRESIÓN LÍRICA  

Poemas Varios

Alicia Cora Fernández

 

Rayo de Esperanza (Selección Poética)

Miguel Ángel Pérez Zambrana

 

Cuando Tú no Estás

Miguel de Asén

 

 

          DESDE MI ATALAYA  

    

El idioma y la escolarización de chicos marroquíes en las escuelas españolas

Lourdes Sánchez Logroño

SEGÚN UN ESTUDIO de investigación social, se ha comprobado que los niños marroquíes son los menos integrados en las escuelas españolas. En efecto, el informe Diversidad cultural e integración social, editado en 2003 por la Obra Social de Caja Madrid, informa de que los niños de Europa del Este y de China afirman sentirse a gusto en sus colegios, mientras que los portugueses y, sobre todo, los marroquíes muestran una actitud negativa. Por su parte, los niños españoles, chinos y sudamericanos obtienen mejores calificaciones que los niños marroquíes. La inmigración es una realidad innegable que cada vez se va desarrollando más, es decir, cada día hay más inmigrantes. Entre los niños inmigrantes, los marroquíes presentan un número elevado en las aulas españolas, ya que aproximadamente el 85% son niños procedentes del país vecino.

  

          ESTUDIOS PEDAGÓGICOS  

    
   

La escuela, ¿comunidad de diversidad

María Mercedes Fernández Ranea

LA ATENCIÓN A las diferencias interindividuales ha de ser asumida desde cada entorno educativo con un compromiso, con un pensamiento crítico de quienes componen la comunidad educativa. Ello supone nuevas formas de trabajo, nuevas actitudes, nuevas responsabilidades, que han de ser compartidas en un marco de reflexión y colaboración. En esta línea, el apoyo es la base para enfatizar el trabajo colaborador como eje medular del desarrollo de la escuela, lo malo es que actualmente se entiende como un cajón de sastre, donde cabe de todo, desde la sustitución de profesores tutores a la ubicación de alumnos, que terminan por desligarse completamente de su tutoría y de su entorno sociorrelacional y de aprendizaje.

¿Cómo se concibe realmente el apoyo? Se concibe como esa aula apartada de la ordinaria conocida como aula de Pedagogía Terapéutica (PT) o de apoyo, cuya intervención se centra específicamente en el alumnado y su déficit.

  

          CUENTOS DIDÁCTICOS  

    

 

Las clases, ¿son un cuento?

Luis Antonio López Álvarez

—UF!, MENUDO ROLLO la clase de hoy! —le comentaba Susana a sus compañeros al término de la clase.

—Es verdad —ratificaba uno de ellos. —Yo no me he enterado de nada.

Otro dijo:

—¿Alguno de vosotros ha entendido algo?

Y otro más argumentaba en tono despectivo:

—Éste se ha quedado anticuado; desde luego que no sé por qué se dedica a la enseñanza; además, yo lo que quiero es quitarme ya la asignatura, y lo que no puedo entender es que el maestro nos pregunte cosas que no nos ha dicho anteriormente. ¿No se supone que venimos a que el maestro nos enseñe?

 

          PERSONAJES en su HISTORIA  

    

    

Josep Trueta i Raspall

José Antonio Molero

JOSEP TRUETA I Raspall nació en la barriada Poble Nou de Barcelona el 27 de octubre 1897, en el seno de una familia de la alta burguesía catalana, profesionalmente orientada a los campos médico y farmacéutico. Su infancia transcurre en un ambiente de cierta severidad y exigencia en la que tuvo principal influencia su abuelo paterno, hombre de cultura universitaria y militar de convicción progresista, que supo inculcarle el amor por los grandes ideales. De 1912 a 1916, el joven Trueta estudia bachillerato en el Institut de la Plaça de la Universitat, y, aunque en un principio se siente atraído por la pintura, el hecho de que varias generaciones de su familia se hubieran dedicado al ejercicio de la Medicina, motivó que se inclinase definitivamente por ésta.

 

          HEMEROTECA  

     

GULAG: Memoria histórica a la rusa

Mario Virgilio Montañez

QUE NADIE SE llame a engaño ni se rasgue las vestiduras (hay quien es amigo de esos destrozos): quien esto firma se declara anticomunista. Que es lo mismo que ser antifascista. Y aunque sea hombre de izquierda moderada, reconoce cuánta bobería, cuánto dogma, cuánta arrogancia ágrafa hay en la izquierda. Que suele olvidar que nadie ha matado más comunistas que los propios comunistas. Y hay una ceguera en ellos, y en otros, que consiste en distinguir entre totalitarismos, por no llamarlos abiertamente dictaduras, buenos y malos. Los malos son, por supuesto, los de derechas. Las dictaduras de izquierda las excusan por la nobleza inicial de los ideales, por su amor al pueblo, etcétera. Bobadas. Maneras de autoengañarse. Castro es un dictador asesino. También Pinochet. Del mismo modo que Franco, que Mao, que Mussolini, que Pol Pot, que Hitler, que Stalin.

     

GIBRALFARO Revista de Creación Literaria y Humanidades. ISSN 1696-9294. Director: José Antonio Molero Benavides. Copyright © 2002-2008 Departamento de Didáctica de la Lengua y la Literatura. Facultad de Ciencias de la Educación. Bulevar Louis Pasteur, s/n. Campus de Teatinos, s/n. Universidad de Málaga. 29071 Málaga (España).