N.º 61

MAYO-JUNIO 2009

11

  

GIBRALFARO

  

AULA de ESTUDIOS PEDAGÓGICOS

GINER DE LOS RÍOS

LA PRUEBA DE DIAGNÓSTICO EN LA ESCUELA DE EDUCACIÓN PRIMARIA

Por Manuel Alejandro Blanco Taboada

“La enseñanza que deja huella no es la que se hace

de cabeza a cabeza, sino de corazón a corazón.”

H. G. HENDRICKS

  

“Los niños deben ser educados no para el presente,

 sino para una condición futura. Posiblemente mejorada,

 de manera que se adapte a la idea de humanidad

y al destino de hombre.”

EMMANUEL KANT

  

“El porvenir está en manos del maestro de escuela.”

VICTOR HUGO

   

  

  

L

a sociedad española ha experimentado en las últimas décadas una intensa transformación y modernización. La democracia, el gran desarrollo económico, el proceso de integración europea, la influencia de la inmigración y la adopción de nuevas formas de cultura, hábitos y valores han producido cambios sociales de gran envergadura que han afectado directamente a los planteamientos educativos, a las aspiraciones formativas de los alumnos y sus familias, a la labor de maestros, profesores y administraciones y a las expectativas que tiene la sociedad española acerca de lo que la educación puede y debe ofrecer.

El desarrollo reciente de la educación en España se caracteriza por los continuos cambios en la legislación vigente, a través de numerosas leyes (la LOECE primero, la LODE, la LOPEG, la LOGSE y, actualmente, la Ley Orgánica de Educación 2/2006, de 3 de Mayo). Estas leyes han tratado de adaptar el sistema educativo a la evolución social y a las nuevas necesidades que se plantean actualmente. Los retos y las circunstancias de la educación, en continua evolución, siguen exigiendo nuevas soluciones, en el convencimiento que de la educación que reciban los jóvenes dependen tanto el bienestar individual como el colectivo.

El estado de la educación en España se está analizando desde diferentes perspectivas y  los resultados que las diferentes evaluaciones (PISA, PIRLS, etcétera) van aportándonos nos indican que los sistemas educativos deben mejorar sus resultados. Nos encontramos en un período de transición, en el cual podemos observar algunos defectos y notas negativas en el proceso de enseñanza y aprendizaje, en el nivel académico del alumnado, en el desarrollo de las competencias básicas, en el rendimiento, en los resultados obtenidos… Los retos y las circunstancias de la educación, en continua evolución, exigen nuevas medidas y soluciones.

Uno de los más recientes estudios desde donde puede reflexionarse sobre el estado en que se encuentra la educación es la aplicación de las Evaluaciones de Diagnóstico previstas en la LOE 2/2006 citada que se vienen aplicando en la Comunidad Autónoma de Andalucía desde el curso 2006/2007.

  

Objeto de estudio

Este artículo se encuentra enfocado, por tanto, a la Educación Primaria en Andalucía, periodo educacional que abarca desde los seis hasta los doce años, siendo la etapa educativa más importante para el niño o niña, la cual condicionará su desarrollo posterior, formándolo como seres responsables dentro de una sociedad y una cultura concreta.

   
    

 

El estudio se ha realizado sobre las com-petencias en comunicación lingüística y matemáticas, ejes del proceso de enseñanza y aprendizaje en la etapa de la Educación Primaria, y básicas para el aprendizaje de las demás áreas de conocimiento.

   

La LOE 2/2006, en su título IV, recoge la necesidad de desarrollar pruebas de evaluación basadas en competencias, previendo los mecanismos de evaluación correspondientes del sistema educativo. En nuestro estudio, nos centraremos en las Evaluaciones de Diagnóstico que, al finalizar el segundo ciclo de Educación Primaria (4.º), realizarán todos los centros de las competencias básicas alcanzadas por su alumnado en comunicación lingüística y en matemáticas.

Las mencionadas pruebas están reguladas en Andalucía por la Orden de la Consejería de Educación de 28 de Junio de 2006 y, según se indica en la misma, tienen “una doble finalidad diagnóstica y formativa, a fin de proporcionar información relevante a todos los agentes educativos en la que basar las medidas necesarias para mejorar la calidad de la educación y promover su mejora.

El objetivo de este artículo es reflexionar sobre los datos que se van a presentar, que recogen el avance de la Consejería de Educación sobre los resultados de la prueba de diagnostico del curso 2006/2007 en Andalucía para alumnos de Educación Primaria, y que nos van situar en el punto de partida para poder llevar a cabo acciones de mejora y la aplicación de nuevos proyectos, estudios y medidas necesarias.

El estudio se ha realizado, como venimos diciendo, sobre las competencias en comunicación lingüística y matemáticas, ejes del proceso de enseñanza y aprendizaje en la etapa de la Educación Primaria, y básicas para el aprendizaje de las demás áreas de conocimiento. En las citadas pruebas, según los datos ofrecidos por la Consejería, han participado un total de 4.020 alumnos de 5.º de Primaria, y un total de 200 centros repartidos equitativamente y de forma aleatoria por toda Andalucía, como muestra del número real de alumnos (89.940) y de centros (2.397) existentes en Andalucía en el curso académico 2006/2007.

  

Resultados

Tras los resultados obtenidos en esta prueba de diagnóstico, podemos tomar como nota significativa la heterogeneidad del nivel en la competencia lingüística y matemática, apareciendo distintos niveles de desarrollo:

 

A) Competencia Lingüística

1.º nivel: 10,32% de los evaluados o analizados. Presentan un importante déficit en cuanto al desarrollo de competencias de comunicación lingüística, que impide al sujeto aplicarlas para responder con acierto a diferentes situaciones escolares o cotidianas.

2.º nivel: 13,11%. Competencias deficitarias, aunque con incipiente desarrollo. Su aplicación permite al sujeto responder con acierto parcial a algunas situaciones en las que se desenvuelve.

3.º nivel: 21,63%. Competencias claramente mejorables. Desarrolla parcialmente algunas de ellas, como extracciones de información, elaboración de síntesis incompletas, respeta algunas normas ortográficas...

4.º nivel: 27,39%. Desarrollo aceptable de bastantes de los elementos, aunque todavía presenta algunas deficiencias objeto de corrección, como en la producción de textos, cohesión sintáctica, manejo del vocabulario, dificultad para interpretar y analizar determinados textos...

5.º nivel: 21,88%. Buen desarrollo de las competencias. Comprende el sentido global tanto de textos orales como escritos, reconoce lo más relevante, maneja vocabulario básico, resume textos sencillos, realiza narraciones, sencillos comentarios de valoración...

6.º nivel: 5,67%. Alto desarrollo de las competencias en los ámbitos de la comprensión oral y escrita, y la expresión escrita. En este nivel se encuentra el alumno que aplica las competencias adquiridas de manera brillante y creativa.

 

B) Competencia matemática

1.º nivel: 11,09% de los analizados. Importante déficit en cuanto al desarrollo de las competencias matemáticas, que impide al sujeto aplicarlas para responder con acierto a las diferentes situaciones escolares o cotidianas.

2.º nivel: 17,26%. Competencias deficitarias, aunque presenta un incipiente desarrollo de las mismas. Permiten al sujeto responder con acierto parcial a algunas situaciones en que se desenvuelve.

3.º nivel: 20,78%. Utiliza formas adecuadas para representar la información. Cierta capacidad para plantear problemas traduciendo situaciones reales a esquemas matemáticos, pero ejecución incorrecta de las operaciones de cálculo implicadas. Errores en ordenación de la información a través de procedimientos matemáticos.

4.º nivel: 22,37%. Nivel aceptable, aunque con déficit. Ordena información de manera precisa. Plantea y resuelve problemas traduciendo los problemas a situaciones de la vida real. Selecciona los datos adecuados para resolver un problema.

5.º nivel: 18,89%. Identifica el significado de información numérica y simbólica. Codifica o decodifica en distintos lenguajes matemáticos. Expresa correctamente los resultados y los justifica argumentos con base matemática.

6.º nivel: 9,61%. Alto desarrollo de las competencias en los ámbitos de la organización, comprensión e interpretación de la información, en la expresión y en el planteamiento y resolución de problemas.

  

Análisis de resultados

Comparando ambas competencias, podemos observar cómo en la competencia lingüística el nivel es más homogéneo y cuantitativamente superior en términos generales, ya que en la suma de los tres primeros niveles, el resultado es inferior al de la competencia matemática (45%). Más de la mitad de los niños y niñas de primaria (55%), poseen una competencia lingüística media-alta, es decir, a partir del 4º nivel.

El mayor problema es el 45% de los niños que se encuentran en los tres primeros niveles. Este porcentaje, en nuestra opinión, es muy elevado. No podemos permitir que un porcentaje tan alto de alumnos esté por debajo de la media y no pueda adquirir un mayor dominio de las competencias necesarias.

Otro punto de especial interés es la escasez de alumnos que han adquirido una competencia lingüística óptima y totalmente desarrollada. Son muy pocos los alumnos que consiguen un nivel alto.

En relación con la competencia matemática, se han obtenido datos sensiblemente diferentes a los obtenidos en la competencia lingüística. Existe un porcentaje del 50% (bastante alto) del alumnado que se encuentra en un nivel bajo. Llama la atención que casi el 30% se encuentre dentro de los dos primeros niveles. Este dato resulta desalentador, pero es el espejo del estado actual en el que vivimos.

Para no decaer en nuestro ánimo, comentaremos que la otra mitad, el 50% restante, se encuentra enmarcada en los últimos tres niveles en los cuales hemos dividido nuestro estudio, apareciendo un alto porcentaje de casi un 20% en el penúltimo nivel y de casi un 10% en el último nivel.

Todo ello nos lleva a pensar que el desarrollo de la competencia matemática en la Educación Primaria tiene un proceso discontinuo y muy heterogéneo, encontrándonos altos porcentajes en cada uno de los niveles. Los niveles de los alumnos son muy dispares, existiendo mucha diferencia entre unos y otros dentro de un mismo curso.

   

    

El 10,32% de los evaluados o analizados presenta un importante déficit en cuanto al desarrollo de competencias de comunica-ción lingüística.

 
   

Observando estos datos, y reflexionando acerca de sus posibles consecuencias y repercusiones en el panorama educativo, no podemos dejar pasar por alto una cuestión inevitable: hay que revisar los procesos de enseñanza-aprendizaje para ir ajustando los rendimientos del alumnado a las exigencias sociales actuales, con el fin de ir propiciando un nivel lo más óptimo posible del desarrollo de las competencias.

Y por educación no debemos entender sólo el contexto escolar (centro, aula, medios y recursos, profesores...), sino también la familia, sociedad, cultura y medios de comunicación. Ya, la Orden citada, nos advierte de que “el nivel que alcancen los alumnos y las alumnas en este tipo de pruebas puede estar condicionado en mayor o menor medida por el contexto escolar y social en que se origina el mismo. Por este motivo, cualquier evaluación diagnóstica debe indagar y analizar los factores de contexto asociados a los rendimientos del alumnado”.

Son muchos los factores ambientales que afectan a nuestros niños y niñas, y que repercuten directamente en el proceso de enseñanza y aprendizaje de la etapa de  Educación Primaria:

  

- La socialización cada vez es más temprana.

- Los valores se están modificando en favor de otros más superficiales, vacíos. impulsados por los medios de comunicación.

- Cambios en la concepción de familia.

- Menor dedicación de la familia al niño o niña.

- Desajustes emocionales, debido a múltiples causas (problemas familiares, adic-ciones, falta de recursos y aspiraciones...).

- Filosofía hedonista: sólo se busca la comodidad, el placer, lo fácil y rápido.

- Falta de compromiso, responsabilidades y funciones.

- La falta de condiciones apropiadas en el hogar para el adecuado desarrollo cognitivo y psicosocial de los niños

- La carencia de comunicación eficiente entre la familia y la escuela.

- La persistencia de un manejo inadecuado del proceso educativo en las aulas, de lo cual muchas veces los profesores se perciben como los únicos responsables, que se sienten por ello poco seguros, con pocos recursos para enseñar y con un repertorio limitado de estrategias de enseñanza.

- Y otras más.

  

La escuela siempre estará en el punto de mira. Ésta será la principal culpable de los resultados que se obtengan en el panorama educativo. El profesor es la última pieza de este engranaje. Y no debemos olvidar, como las tantas veces ya citada Orden recoge, que con los resultados obtenidos en estas pruebas se accede a una información “que, utilizada en su justa medida, pueda ser útil al centro, al profesorado, al alumnado y a las familias para coordinar esfuerzos en la mejora del rendimiento escolar”.

El informe sobre la evaluación de diagnóstico debe hacernos reflexionar y tomar como punto de partida los datos que se presentan, ya que su aplicación continuada a lo largo de los próximos años, dado el carácter eminentemente orientador que poseen dichas pruebas, nos va a permitir, sin duda, conocer la evolución del rendimiento del alumnado en esta etapa educativa y valorar, asimismo, el efecto que sobre el mismo puedan tener las propuestas de mejora introducidas en los diferentes niveles y contextos.

Considero, por ello, que el camino que hay que seguir lo encontraremos a través del análisis del contexto y de las interrelaciones que se originan entre distintas variables (familia, edad, cultura, hábitos...) y los niveles alcanzados en las diferentes competencias según cada sujeto y sus circunstancias.

Por esta razón, se resumirán las variables más importantes que afectan al rendimiento del alumnado, que nos servirán como punto de partida para tomar acciones y medidas que mejoren la calidad de nuestro sistema educativo. El trabajo comienza a partir de estas variables.

  

- El sexo, como variable, afecta mínimamente en el rendimiento del alumnado. Los resultados son casi idénticos en ambas competencias analizadas.

- La edad afecta sobremanera en el rendimiento. Para el alumnado de 5.º de Primaria, se han establecido tres grupos, correspondientes a los alumnos nacidos en 1996 (año que teóricamente corresponde al grupo), alumnos nacidos antes de 1996 (alumnado que ha repetido algún curso), y alumnos que nacieron después de 1996 (alumnado con altas capacidades que cursa el periodo de escolaridad obligatoria con flexibilización). El rendimiento alcanzado por el grupo nacido en 1996 es claramente superior al de alumnos nacidos antes de 1996. Los alumnos altamente capacitados superan a los anteriores en un porcentaje no muy elevado.

- Los hábitos de lectura en el alumnado también influyen en su rendimiento, que va relacionado en proporción a la frecuencia lectora del alumnado. Como es lógico, a mayor frecuencia de lectura, mayor rendimiento en las competencias analizadas. Este resultado se acentúa en mayor medida en la competencia lingüística.

- En cuanto al tiempo dedicado en la realización de las tareas escolares, también se relaciona con el rendimiento del alumnado. En términos generales, a mayor tiempo de dedicación, mayores resultados. Pero no podemos excedernos en ese tiempo. En los alumnos y alumnas que necesitan más de 60 minutos diarios en la realización de sus tareas, baja su rendimiento respecto a la competencia matemática y lingüística. El tiempo dedicado óptimo que el niño o niña debiera emplear sería de 15 a 60 minutos diarios. Por debajo o por encima de este intervalo, el rendimiento es menor.

- El consumo de programas televisivos resulta bastante significativo. Los resultados obtenidos son muy llamativos, ya que el tiempo dedicado a ver televisión se relaciona con el rendimiento de forma compleja. El rendimiento es mayor en niños que ven la televisión d 1 a 3 horas diarias, que es el intervalo óptimo. De 3 a 5 horas es un intervalo bueno, ya que los resultados así lo indican. Más de 5 horas de televisión al día, menos de una hora o la no exposición a la televisión puede llegar a ser perjudicial, aunque nos pueda parecer contraproducente. Aquí podríamos hablar de la conveniencia o no de distintos programas televisivos, pero es un tema ajeno a nuestro objeto de estudio.

- Las expectativas del alumnado respecto al nivel educativo que desean alcanzar influye igualmente en el rendimiento, en una relación paralela, en la que se aumenta el rendimiento en relación al aumento en el nivel de aspiración (ESO, Bachiller y Universidad). Los ciclos formativos quedan aparte. Los que aspiran a realizar un ciclo formativo de grado medio o superior tienen un rendimiento muy por debajo de los demás. Posiblemente, la causa de este fenómeno sea el desconocimiento por parte del alumnado de la existencia de estos estudios u ofertas formativas de grado superior.

- La escolarización infantil afecta en un porcentaje considerable. Los alumnos que han estado escolarizados en la etapa de la Educación Infantil tienen mejor rendimiento que los que no han podido escolarizarse.

- Según los niveles de estudio de padres, el nivel o rendimiento del niño será directamente proporcional. A mayor formación de los padres, mayor rendimiento y nivel académico del alumno. Siempre hablamos en términos generales. Los hijos de padres con nivel universitario tendrán un nivel de desarrollo de las competencias básicas altamente superior al de padres con un nivel de estudios incompleto o básico.

-  Igualmente ocurre en el caso de las expectativas sobre el nivel de estudios que logrará el hijo o la hija. Será directamente proporcional al rendimiento. A mayor expectativa, mayor nivel de competencias.

- Por último, cabe añadir que también afecta el tiempo dedicado a la lectura y el número de libros que poseen los padres de los alumnos en casa. La relación es proporcional, acentuándose más en la competencia lingüística que en la matemática el rendimiento de los alumnos condicionado por estos procesos.

  

Propuestas de mejora

   
    

 

Los alumnos que han estado escolarizados en la etapa de la Educación Infantil tienen mejor rendimiento que los que no han podido escolarizarse.

   

La Evaluación de Diagnóstico desarrollada por la Consejería de Educación tiene, como venimos insistiendo, un carácter formativo y orientador para los centros. Los centros han llevado a cabo un estudio y  valoración de los resultados de tal evaluación, tratando de identificar y averiguar las causas y factores que explican tales resultados para encontrar soluciones viables y nuevos procedimientos para conseguir erradicar estos resultados y mejorar la calidad de la educación.

Este proceso de evaluación empleado para llegar a conseguir la mejora escolar ha de ser capaz de implicar a todos los miembros de la comunidad educativa. A partir de la información y los resultados obtenidos se planifican las acciones de mejora y los procedimientos para llevarlas a cabo.

En el avance presentado por la Consejería de Educación pueden observarse cuáles han sido las principales propuestas de mejora realizadas por los centros andaluces. Básicamente, se concretan en ocho propuestas, ordenadas de mayor a menor aceptación y porcentaje de puesta en práctica:

  

1. Respecto al currículo en comunicación lingüística.

2. Respecto al currículo en matemáticas.

3. Respecto a la práctica docente en comunicación lingüística.

4. Respecto a la práctica docente en matemáticas.

5. Respecto a la organización y funcionamiento.

6. Respecto a la familia y entorno.

7. Respecto a la tutoría.

8. Respecto a la convivencia.

  

La gran mayoría de las propuestas realizadas por los centros son conformes respecto a los criterios establecidos por la Consejería de Educación: ser viables y ajustadas a la normativa vigente.

Para la aplicación de estas propuestas en los diferentes centros educativos, deberían estudiarse primeramente las necesidades de los mismos. Estas necesidades, en términos medios, se han centrado en cuatro ámbitos fundamentalmente:

  

1. Evaluación, seguimiento y asesoramiento a cargo de la Inspección de referencia al centro.

2. Formación y asesoramiento a cargo de los Centros del Profesorado.

3. Orientación y asesoramiento a cargo de los Equipos de Orientación Educativa

4. Otras necesidades.

  

Conclusión

Docentes, personal de centros educativos, monitores, padres, familias, tutores legales, inspectores y administrativos, responsables políticos..., con la aplicación de estas pruebas en su ámbito de actuación, mejoran su conocimiento sobre la situación actual de la educación.

Todos somos conscientes del cambio cualitativo y cuantitativo que en nuestras aulas se ha de acometer para avanzar en la mejora  de los rendimientos escolares en la Educación Primaria. Todas las propuestas, sugerencias y modelos de actuación planificados deben aplicarse cuanto antes. Pero no tan ligadas al ámbito teórico y administrativo, sino relacionadas con la verdadera realidad, con el día a día de nuestras escuelas, en la interacción con nuestros alumnos y alumnas, padres...

El cambio no puede ser rápido, inmediato y directo, sino que será un proceso lento y complejo. Debemos ser pacientes. En las decisiones, propuestas y modelos que se vayan a aplicar, debemos poner todas nuestras fuerzas, dedicación e interés para sacarlas adelante y enfrentarnos a las dificultades que encontremos en nuestro camino.

La solución no está únicamente en los cambios de legislación. ¿Podemos pensar que los resultados y el nivel de calidad de nuestra educación puedan ser buenos con los numerosos cambios en la legislación (la LOECE primero, la LODE, la LOPEG, la LOGSE y, más recientemente, la LOCE) que se han realizado en los últimos años? A juzgar por los resultados, la respuesta es evidente.

El objetivo de este artículo es que, a partir de los datos del Informe sobre la Evaluación de Diagnóstico realizada en el curso 2006/2007 en la etapa de Educación Primaria, se propicie la reflexión sobre numerosos aspectos del ámbito escolar en los que se debe incidir, en los que respecta al profesorado, su formación, relaciones con la familia; con respecto al alumnado, impulso de valores..., hasta los cambios necesarios en la metodología, criterios de evaluación, contenidos..., y todo ello orientado a la consecución de una mejora sustancial que erradique los malos resultados y el crítico nivel que vive la educación en nuestro país.

La educación de nuestros hijos e hijas, de todos los niños y niñas, jóvenes y adultos es el futuro de nuestro país; por eso mismo es la dirección por la que hay que encaminarse para conseguir un futuro mejor, y, por tanto, es uno de los elementos más importantes en toda sociedad y cultura.

   

   

PARA SABER MÁS:

CONSEJERÍA DE EDUCACIÓN DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA: “Informe: Evaluación de Diagnóstico. Andalucía 2006-2007”. Dirección General de Ordenación y Evaluación Educativa.

CONSEJERÍA DE EDUCACIÓN DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA: ORDEN de 28 de Junio de 2006, por la que se regulan las pruebas de la evaluación de diagnóstico y el procedimiento de aplicación en los centros docentes de Andalucía sostenidos con fondos públicos.

CONSEJERÍA DE EDUCACIÓN DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA: RESOLUCIÓN de 30 de julio de 2008, de la Dirección General de Ordenación y Evaluación Educativa, por la que se desarrollan determinados aspectos de la Orden que se cita, por la que se regulan las Pruebas de la Evaluación de Diagnóstico y se establece el procedimiento de aplicación en los centros docentes de Andalucía sostenidos con fondos públicos.

GLADYS JADUE J.: “Factores ambientales que afectan al rendimiento escolar de los niños provenientes de familias de bajo nivel socioeconómico y cultural”, en Estudios Pedagógicos, 23, 1997.

MINISTERIO DE EDUCACIÓN Y CIENCIA: “Apunte del Instituto de Evaluación: Resultados de la evaluación de la Educación Primaria en 2003”.

MINISTERIO DE EDUCACIÓN Y CIENCIA: “Apunte del Instituto de Evaluación: Indicadores educativos nacionales e internacionales”.

MINISTERIO DE EDUCACIÓN Y CIENCIA: “Apunte del Instituto de Evaluación: PISA en detalle. Características del estudio PISA en 2003”.

MINISTERIO DE EDUCACIÓN Y CIENCIA: “Apunte del Instituto de Evaluación: PIRLS 2006. Marcos teóricos y especificaciones de evaluación.

MINISTERIO DE EDUCACIÓN Y CIENCIA: “Panorama de la Educación. Indicadores de la OCDE 2007. Informe español”.

  

  

Manuel Alejandro Blanco Taboada (Málaga, 1987) es Diplomado en Educación Física por la Universidad de Málaga. Actualmente cursa 3.º de la Licenciatura de Pedagogía en la Facultad de Ciencias de la Educación de la misma Universidad.

   

   

GIBRALFARO. Revista de Creación Literaria y Humanidades. Año VIII. Número 61. Mayo-Junio 2009. ISSN 1696-9294. Director: José Antonio Molero Benavides. Copyright © 2009 Manuel Alejandro Blanco Taboada. © 2002-2009 Departamento de Didáctica de la Lengua y la Literatura. Facultad de Ciencias de la Educación. Universidad de Málaga.

   

   

PORTADA

 

ARTÍCULOS PUBLICADOS