DES(ENCUENTRO)

  

Yo iba de regreso.

Ella desandaba su camino tras mis pasos.

El tiempo, caprichoso, entremezcló las huellas.

La tarde consumía su letargo deshojando abriles.

  

El banco de madera sintió rechinar

sus viejas tablas.

Ella se dejó caer, casi extraviada.

El otro extremo recibió acobardado

mis transidas penas.

Bastó un suspiro suyo, entrecortado.

Bastó una mirada mía abierta y confundida.

  

Solo el abrazo trascendió la noche.

Solo la vida entretejió entre los dos

un nuevo ciclo.

     

     

   *

     

     

QUE MI PLUMA SEA…

  

Que mi pluma sea cincel que devaste la palabra

de aquello que, superfluo, me confunde, y en penumbras,

penetre en mi interior, y en lo profundo,

entregue las respuestas a mis dudas.

  

Que alcance a extraer la esencia pura

que quedare oculta entre vivencias,

con caminos que conducen a la nada

por la vana vacuidad de nuestro ego.

  

Que los trazos que la misma desplegare

me convoquen a ese cambio, que este mundo

ha esperado que la vida develare.

  

El camino, sin atajos, que nos lleve

a encontrar por qué la tarde muere

y renace con el Sol… ¡de lo profundo!

  

  

*

  

  

INSOMNIO

  

Navego entre dos aguas:

la ennegrecida noche y el alba.

Ambas se tiñen mutuamente

formando un crepúsculo escarlata.

Ninguna prevalece.

  

Navego entre dos aguas y, al hacerlo,

sueño un despertar o despierto aún soñando.

Tormentas ciernen sus angustias

sobre mis sentidos acantilados,

ora, zozobro en sus remansos.

  

Construyo escapes con nubes violáceas

que disipa mi aliento.  

El limbo, indiferente, une mis dos realidades.

Solo para no seguir huyendo, deberé elegir

en cuál quedarme…

  

  

*

  

  

DE SILENCIOS Y ESPERAS *

 

Espigas navegan en azul profundo

profanando tierras hendidas de surcos,

la brisa las mece jugando en su mundo

de nubes inertes cual testigos mudos.

 

Devienen cosechas de manos transidas,

socaban simientes de tiempo, embebidas

en fardos rebozan resumiendo heridas

y en forraje aguardan su destino en pilas.

   

El tiempo se acaba, desnudan sus sueños

espigas de alfalfa. Descorriendo el velo,

comprenden que el tiempo es solo quimera.

 

Tal vez las semillas seguirán sus huellas,

buscando otra brisa que vuelva a mecerlas

mientras que su estirpe enraizada espera.

  

  

* Poema galardonado con la Medalla de Plata Eisteddfod del Chubut 2018.

  

  

*

  

  

TEN PIEDAD DE MÍ

 

Por haber gozado en tu vientre mientras vos penabas mi crecimiento

por haber ultrajado tu sagrado recinto en mi camino a la vida

por haber desvelado tus noches con mi llanto inconsolable

por haber perturbado tu corazón con mis primeros juegos

por haber tenido que crecer nuevamente para acompañar mi crecimiento

por haber sufrido mis desdichas de primeros frustrados amoríos

por haber sentido mi partida cuando se bifurcaron nuestros destinos

por haber soñado mis sueños y yo aún no habértelos cumplido

por ser siempre Mujer, Niña, Madre, Compañera, Amiga

por tus silencios sabios ante mis palabras necias

por tus caricias suaves ante mis torpes movimientos

por tu eterna espera, por tu pura esencia

por no haberte comprendido cuando debí hacerlo

por no sentir tu presencia en mi arrogante caminar

por no reconocer tu apoyo, sostén de infortunios

por no merecer tu perdón, ante las veces que te he ofendido.

Por todo ello, y si aún puedes mirarme a los ojos,

Mujer, en tu día, y en todos tus demás días…

¡Ten piedad de mí!...

     

     

   *

     

     

EL LEGADO

 

El ánfora guardaba en sus entrañas un secreto milenario

sesgado por el tiempo

atesorando sedimento de los pueblos…

 

En su interior, reposaba, silente, el eco de helénicas voces.

  

El tiempo fluyó entre destellos

y la historia devanó segundos de Universo

mientras los pueblos se entrecruzaban, confundidos…

 

El viento patagónico desgasta el sedimento

revuela ente neneos y jarillas

y deja al descubierto entre osamentas

el ancestral y preciado testimonio…

 

El colono repasa la tierra con su azada hasta encontrarla

frunce el entrecejo, mira al horizonte

cobija el ánfora entre sus prendas

deja a un lado la labranza y toma la volanta….

 

La huella en el lodo, remarcada, lo acerca hasta Bryn Gwyn.

Las primeras sombras púrpuras acarician la tarde valletana.

Al verlo llegar, deja bruscamente de rezar el reverendo

sobre los clavos hincado, ante la Sagrada Imagen.

Algo presiente... No sería un día más en la Colonia.

El ánfora pasó a sus manos…

 

Por un momento tembló en sus convicciones

vio que la escritura sobre el barro era sumeria

temió que, al trascender, habría un cisma.

Sus manos, temblorosas, extrajeron

suavemente los rollizos contenidos…

 

Extendidas, las pieles de cordero

y de cabra, curtidas y rasadas

desnudaron de pronto su secreto.

El texto estaba escrito en arameo

tal vez sus glifos develaran el origen de los pueblos.

 

¿Cuál sería el mensaje encriptado

que con tanto recelo resguardaba?

¿Por qué fue sembrado entre las mieses

y en un lugar tan distante de Judea?

¿Por qué descubrirlo ahora ante un labriego?

El tiempo circular ha escondido

milenaria e inerte, la respuesta…

 

En un rito sagrado y sobre el monte

escarbando con sus manos negra tierra

volvió el reverendo a sembrar la preciada gema

…No sería él quien develara aquel mensaje

hasta el día en que Dios se lo ordenare.

   

   

  

   

   

   

   

   

   

Jorge Alberto Baudés (Buenos Aires, Argentina, 1948), poeta y narrador, ha encontrado en los niños los destinatarios más idóneos de sus mensajes literarios. Sus primeros poemas y cuentos vieron la luz en antologías compartidas con otros autores, entre las que destacan El reverso de la palabra (poemario), Entre escondites y sueños (cuentos y poemas), Entre escalones y zapatos (cuentos, poemas, fábulas y leyendas para niños), Desde El Chubut (I) y Desde el Chubut (II) (cuentos, poemas y narraciones).

Es autor también de libros individuales, como Enigmas, cuentos fantásticos y de ciencia ficción para adolescentes (Ed. Vinciguerra, 1989); El guardián de la leyenda, risueña historia de la vida de un boy-scout en un campamento (Ed. del Cendro, 2004); Cuento con vos, colección de cuentos (Ed. Vinciguerra, 2005); Vórtice Patagonia. (El portal), cuentos fantásticos y de ciencia ficción (Ed. Dunken, 2013), Cien verdades... y una mentira (Buscando las respuestas), cuaderno de reflexiones (Eds. Mis Escritos, 2013), Canticuentos, cuentos, poemas, fábulas y leyendas para los más pequeños (1.ª ed., Ed. Vinciguerra; 2.ª ed., Ed. Remitente Patagonia, 2016); Patagonia, donde habitan los duendes, y otros cuentos (Ed. Remitente Patagonia, 2.ª ed., 2014), y Poesía embrionaria (Ed. Remitente Patagonia, 2017).

Ha creado y dirigido el taller literario infantil “Pequitas y Pecosos” y ha sido integrante y presidente de SADE, Filial Chubut, y cofundador del grupo literario “Encuentro”. Junto a su esposa Esther Edith Gutiérrez, autora del libro de relatos Cruzando el puente. Los individuos olvidados (Eds. del Cedro, Trelew, Chabut, Argentina, 2012), es cofundador y coordinador del reconocido ciclo “Unión Café Concert”. Su trayectoria literaria ha sido distinguida en diferentes eventos nacionales e internacionales, entre los que cabe destacar el I Premio en el Certamen Latinoamericano Jorge Luis Borges, de la Fundación Givré; el IV Premio en el Certamen Internacional Netgame 2000 Ille de France (Francia) y la “Medalla de Plata” del Certamen Internacional Eisteddfod del Chubut 2011, por el poema «La Llave», que formaría parte de su poemario Poesía embrionaria.

   

   

GIBRALFARO. Revista de Creación Literaria y Humanidades. Publicación Trimestral. Sección 1. Página 9. Año XXI. II Época. Número 111. Abril-Junio 2022. ISSN 1696-9294. Director: José Antonio Molero Benavides. Copyright © 2022 Jorge Alberto Baudés. © Depósito Legal MA-265-2010. © 2002-2022 Departamento de Didáctica de las Lenguas, las Artes y el Deporte. Universidad de Málaga & EdiBez. Ediciones Digitales Bezmiliana. Calle Castillón, 3, Ático G. 29730. Rincón de la Victoria (Málaga).

   

   

   

 

Servicio de tr�fico web